El centro de contacto en la nube: una idea no tan nueva