Optimización de la fuerza de trabajo: La punta del iceberg