Las empresas medianas no pasan la prueba del servicio al cliente