No permita que el software antiguo de su contact center provoque el hundimiento de su barco