La Internet de las Cosas está cambiando el sector retail en América Latina