Señales de alerta que indican que no estamos frente a una solución Cloud 2.0