Lo que les enseñó Shakespeare a los propietarios de infraestructura de contact center