La relación digital es la “nueva normalidad” para los servicios financieros