Cómo ayuda la IA a “vender” el valor de la confianza