Tres principios que fomentan una cultura centrada en las personas