Sepa por qué el futuro de la CX está en la colaboración entre la inteligencia artificial y el toque humano